Viaje al interior de Lucía: Isla Cristina

 

Hemos quedado en la estación de Santa Justa con el guía para dirigirnos en grupo a Isla Cristina .

Es un viaje multiaventura: kayak, velero, senderismo, bici…la cosa promete.

He llegado sola por la mañana a Sevilla y hago una visita al centro hasta la hora de la cita.

El calor es asfixiante y vuelvo a la estación deshidratada. Voy a tomar la primera de las muchas cervezas que me esperan en este viaje.

En la barra del bar oigo tu voz y siento tu presencia pero me alejo, sin mirar, a un rincón donde poder escapar.

A la hora acordada encuentro al guía en la puerta de salida y empiezan a llegar los compañeros. Estoy contenta y relajada, el grupo es muy agradable.

Subimos  a la furgoneta y ya en marcha vuelvo a escuchar tu voz.

Esta vez no puedo escapar: me dirijo inexorablemente al encuentro conmigo misma.

 

IMG-20190608-WA0147

 

Viaje al interior de Lucía: Roma

 

shutterstock_1006190092

Caminamos por las calles de Roma buscando la Boca de la Verdad.

Sentimos que andamos perdidas, mientras hablamos y nos escuchamos.

En ocasiones adelantas tu paso en una dirección que no confío y espero con paciencia a que decidas volver.

Otras veces soy yo quien detiene la búsqueda y tú tiras suavemente de mi.

Esa plaza parece estar muy escondida o no existir.

Como el trayecto es largo e infructuoso el cansancio nos pone tristes.

Te dejo mis ojos y lloras hasta que las dos vemos que ya no tiene sentido.

Sin darnos cuenta hemos llegado a la Boca de nuestros deseos.

Para entonces estamos la una frente a la otra, admiradas de tanta belleza.

 

5c72e9ab2d723a38e590d1ee9b317a92

 

 

 

 

Viaje al interior de Lucia: Benidorm

benidorm1

Has venido de muy lejos, y no solo por la distancia. Lo observas todo porque es nuevo para ti, y a través de ti también es nuevo para mi.

En la plaza hay gente de todas partes, con pelos y ropas de todas partes, con actitudes y pensamientos de todas partes. Es como un gran teatro surrealista. Tenemos la sensación de que la gente va disfrazada, y reimos de todo.

Hay un pintor en la calle que dibuja a un niño, sentado. El pequeño está muy serio, porque piensa que es importante. Entonces lo miras y él ve tu alegría. En este momento recuerda que es un niño y sonríe. El pintor va a tener que comenzar otra vez.

p1

Viaje al interior de lucía: París

París por la noche

Paseamos a orillas del Sena, iluminados por la luna llena. Nos detenemos con mimo ante cada cosa. Todo nos parece curioso y especial, no tenemos prisa.

Atravesando sus viejos puentes, admirando sus monumentos, comprendemos que la belleza detiene el tiempo para nosotros.

Hay un joven que toca la guitarra y tú me sacas a bailar, a nadie le extraña. Ahora somos libres: tú ya no tienes ningún Dios,  yo ya no tengo ningún hombre.

Te quitas tu orgullo y me lo entregas, y yo te entrego el abrazo de todas las mujeres.

20060419164318-abrazo

Lucía en Estambul

Lucía en New York

Lucía sube el Possets

Lucía en el desierto

Lucía en Túnez

Lucía en Marrakech

Viaje al interior de Lucía: Estambul, Turquía

Estambul

Cenamos con el grupo en el Pierre Loti, un pequeño café de Estambul. Está situado en lo alto de una colina con maravillosas vistas sobre el Bósforo.

Yo estoy cansada del viaje, y en realidad de todo.

Me reclino en la silla y miro hacia la otra mesa. Nuestros ojos se encuentran durante un segundo. Y en ese encuentro hay todo un conocimiento silencioso.

Retiramos la vista y continuamos cenando tranquilamente. Pero los dos sabemos que el juego ha empezado.

Estambul

Lucía en New York

Lucía sube el Possets

Lucía en el desierto

Lucía en Túnez

Lucía en Marrakech

Viaje al interior de Lucía: New York, USA

Estamos las dos solas, de noche, en la terraza del hotel. Las luces de los rascacielos invitan a no dormir.

Hemos subido para hablar, New York de nochepara fumar, y también para reflejarnos la una en la otra.

No nos damos cuenta, pero nuestras almas dialogan en otro plano que nosotras aún no podemos entender.

Y yo deseo ser ella y ella desea ser yo. Porque ella tiene lo que yo necesito y yo tengo lo que a ella le falta. Y eso es lo que nos une allí, en aquel tejado, mientras nos reflejamos.

Aunque inconscientes pensamos que hemos subido a fumar, en realidad hemos tomado una decisión en silencio.

Tráfico en New Yok de noche

 

Lucía en Estambul

Lucía sube el Possets

Lucía en el desierto

Lucía en Túnez

Lucía en Marrakech

Viaje al interior de Lucía: Pico Possets, España

 

IMG_3745

Subo con mi compañero el pico Posets, en Pirineos. No es un ascenso complicado, pero requiere de cierta forma física y conocimiento de los materiales de montaña para nieve (crampones, piolet, cuerdas).

No tenemos suficiente experiencia, y a lo largo del camino se presentan situaciones de riesgo, que solventamos jugándonos el pellejo. A mi pareja le gusta la adrenalina que le produce, pero en mí genera estrés y miedo.

Llegamos cerca de la cima y el camino ya no es claro, hay diferentes opciones. La que elegimos nos lleva a un punto de alto riesgo. Hacia arriba una trepada peligrosa. Hacia abajo, caída directa al glaciar. El retroceso imposible.

Estamos atrapados a corta distancia de la cumbre.

Nos angustiamos. Mi compañero me pide ayuda. Sé que no puedo ayudarle. Entonces sucede: comienzo la trepada de manera mecánica.

En menos de un minuto estamos en la cima.

cresta p1050895

Lucía en Estambul

Lucía en New York

Lucía en el desierto

Lucía en Túnez

Lucía en Marrakech

 

Viaje al interior de Lucía: El Golea, Argelia

L'heure du thé

Hemos pasado la noche en el desierto, con el grupo, durmiendo al raso sin tiendas de campaña. No he podido dormir, el viento del desierto golpeaba mi cara.

Al amanecer veo la figura del guía, que rompe troncos en pedazos para preparar el fuego. Está furioso. La noche anterior se produjo un suceso desagradable: uno de los conductores fue sorprendido registrando en nuestros equipajes.

Me levanto para ayudarle, le comprendo bien. Yo también siento un profundo enfado, por otro motivo, que se ha transformado en dolor sordo.

El momento invita a trabajar en silencio, y preparamos el té juntos. Limpiamos despacio las tazas con arena. Encendemos el fuego, y esperamos a que lleguen las brasas. No hablamos, no es necesario. Nos entregamos totalmente a nuestro trabajo, y el enfado va disminuyendo mientras respiramos. Mirando el fuego es fácil entender; ahora no hay motivo para retener nada.

Entonces sirve la primera taza y me la entrega. Yo le regalo mi pañuelo. En silencio, nos hemos hecho amigos.

5400_127111812462_1846521_n

Lucía en Marrakech

Lucía en Túnez

Lucía sube el Possets

Lucía en New York

Viaje al interior de Lucía: Mahdia, Túnez

199672
Subimos despacio la florida colina que lleva al cementerio blanco de Mahdia, en Túnez.

Es una sensación contradictoria observar las tumbas que contienen la muerte de los cuerpos y al mismo tiempo la belleza de este sitio tan vivo.

Otra pareja, que desciende, nos avisa de la presencia de una niña en mitad del camino. Ella se acerca con una flor y después te pide una moneda. Continúo el ascenso con la intención de no hacerle caso.

Llegamos junto a la niña que, fingiendo un acto imprevisto,  me entrega la flor.

Entonces mi compañero espontáneamente le entrega otra flor. Los tres sonreímos y continuamos el camino juntos.

daffodil-hill1

Lucía en Estambul

Lucía en New York

Lucía sube el Possets

Lucía en el desierto

Lucía en Marrakech

Viaje al interior de Lucía: Marrakech, Marruecos

_MG_1780

Estamos entrando en la mítica plaza de Djemaa el Fna de Marrakech. Nos dirigimos a ver la puesta de sol desde el café Francia, dicen que es espectacular.

Comienzo a sentir la fuerte energía que desprende éste sitio: pequeños puestos de comida, cuenta cuentos rodeados por atentos oyentes, aguadores que cargan con grandes recipientes, músicos encantadores de serpientes, tatuadores de henna, arrancadores de dientes…

Una chica del grupo en el cual viajo intenta disipar la emoción con una verborrea interminable para atraer mi interés. Pruebo a desdoblar mi atención, pero no disfruto.

Y es entonces cuando pienso: No tengo por qué escucharla. Ella no va a notar la diferencia.

Ya libre, me dejo envolver por todas estas sensaciones, estoy felíz.

Ahora la chica camina a mi lado en silencio.

Marrakech

Lucía en Estambul

Lucía en New York

Lucía sube el Possets

Lucía en el desierto

Lucía en Túnez